9 cosas que nos provocan celulitis; por eso la mayoría las tienen antes de los 25

Lucir una piel hermosa es ilusión de toda mujer. Sueñan con que esté libre de imperfecciones, suave como un bebé. Su sueño es lograr la textura que tiene un recién nacido y, créanlo, si pudieran volver a nacer para conseguirlo, lo harían sin pensarlo. ¿O no?

Pero la edad, la mala alimentación y el medio ambiente influyen de manera negativa, e impiden que la piel esté en excelentes condiciones, en especial la de las piernas. Estudios realizados por reconocidas universidades de México, revelan que más de 85% de las mujeres jóvenes padecen celulitis, mientras que en los hombres sólo es el 10%.

Para de sufrir, chica, porque en este artículo te presentaremos nueve hábitos que te provocan celulitis en las piernas. Cuando termines de leer ya no querrás usar pantalones.

9.- Pantalones ajustados

Sabemos que te encanta cómo luce tu cuerpo con el estilo de pantalones de “tubo”, o la comodidad de los “leggings”, sin embargo es un rotundo NO. Te conviene que la sangre fluya sin problema, y cualquier prenda que impida la circulación es dañina. Si ya padeces “piel de naranja” tu condición podría empeorar.

8.- No tomes el sol, toma la sombra.

El sol consume el colágeno. ¿Por qué es tan importante esta sustancia? El colágeno es una proteína que actúa como protector de piel, articulaciones y huesos. Así que debes tomar una decisión muy importante: ¿bronceado perfecto o piel libre de celulitis? Aparte, la exposición solar en exceso puede traer consecuencias mortales, como el cáncer.

7.- Dietas desequilibradas

Haces dietas extremas para bajar kilos con urgencia, y semanas después los recuperas. Este efecto, conocido como “yo-yo” o “rebote”, perjudica de manera notable la piel. Lo mejor es consultar a un nutriólogo para que te indique los alimentos que debes consumir de acuerdo con tus actividades diarias, así evitas acumulación de toxinas, las malvadas causantes de la celulitis.

6.- Prefieres el refresco.

Si tienes sed toma agua yten en cuenta que cuando nos referimos a agua es la composición básica de H2O, no refrescos, jugos ni aguas con saborizante y exceso de azúcar. Puede ser difícil para muchas personas, pero aumentar la ingesta de agua purificada devuelve el brillo natural a tu piel y elimina lo que el organismo no necesita.

5.- Comida chatarra en el menú

No es un secreto que consumir azúcares, grasas y conservadores tiene un efecto negativo en el organismo. No sólo por la “piel de naranja”; con el tiempo puedes desarrollar enfermedades como la diabetes o la hipertensión. Tú decides.

4.- ¿Estás sentada? ¡Levántate!

Si eres de las que están en oficina todo el día, o tu tiempo es consumido por una silla, ¡Detente! Es cierto, no podemos evitarlo, pero trata de hacer pausas; estírate, recuerda que necesitamos cuidar la circulación sanguínea y esto también ayudará a controlar el estrés.

3.- No recuerdas cuándo comiste la última ensalada.

Si ya te despediste de la comida chatarra querrás sustituirla por vegetales y fruta, que ayudan a la desintoxicación natural del organismo.

2.- Haces ejercicio sólo si te dan ganas

Se dice que si repites una actividad por 30 días sin interrupciones, se convertirá en costumbre a partir del día 31. Así que no pierdas el tiempo. Puedes empezar con una rutina sencilla e ir aumentando intensidad. Hay ejercicios específicos para combatir la “piel de naranja”. Por ejemplo: realizar series de sentadillas y patadas a los lados. Si padeces alguna enfermedad o inhibición física, consulta a tu médico antes de realizar cualquier actividad.

1.- Comer a prisa.

Tómate el tiempo necesario para comer, mastica con cuidado. Debes disolver los alimentos antes de tragar, así ayudas a tu cuerpo a desechar lo que no necesita, y además bajarás de peso.

Recuerda que antes de cambiar tus hábitos es necesario que consultes a un especialista, todos somos diferentes y lo que a otros les funciona de maravilla, probablemente a ti no. Pero no te des por vencida; hoy en día existe mucha información de lo que nos perjudica, y es nuestra obligación saberlo. Comparte este artículo si fue de tu agrado.